Horizon Forbidden West

Horizon Forbidden West: el regreso triunfal de Aloy

Escrito por T3 actualizado 14 febrero, 2022

Horizon Forbidden West logra darle continuidad a un videojuego increíble de manera formidable

Horizon Forbidden West: el regreso triunfal de Aloy
Overall
4.8
  • HISTORIA
  • EXPERIENCIA
  • CONTROLES
  • JUGABILIDAD
  • GRÁFICOS
  • ESCENARIOS
  • MEZCLA DE AUDIO
  • COMBATE

VEREDICTO T3

Horizon Forbidden Wes anuncia el regreso triunfal de Aloy (una de las mejores protagonistas de videojuegos de los últimos diez años), quien encuentra su corazón y alma entre todos los avances tecnológicos que dan impulso a los dinosaurios robóticos y que Guerrilla Games ha pulido para esta nueva entrega. Es un videojuego que da todo lo que tiene y hace que cualquiera sienta que era absolutamente necesario tener esta secuela sí o sí. Sony, diste en el clavo de nuevo.

Pros

  • Una gran historia y una gran protagonista
  • La animación facial es impresionante
  • Se ve hermoso
  • Un mundo fascinante y coherente

Cons

  • Los movimientos pueden frustrarte

Horizon Zero Dawn no exigía una secuela. Todo el juego había tenido un gran cierre y sentimos que terminó bien una vez que empezaron los créditos. Nos quedó claro que Aloy era una exiliada de la tribu Nora que evitó un apocalipsis robótico casi casi ella sola. Esa sensación de cierre es cada vez más rara en los juegos de gran presupuesto como este.

Así que la pregunta obligada es: ¿era necesario que Zero Dawn tuviera una secuela? En honor a la verdad, lo que la mayoría de nosotros quería era regresar a esa extraña mezcla de futuro prehistórico en que se había convertido la Tierra, donde los dinosaurios robot acechaban y las tribus humanas trataban de sobrevivir a todo el caos que les rodeaba. Pero ¿realmente era imperante que tal secuela existiera?

En Horizon Forbidden West, Guerrilla Games prueba que la historia de Aloy –de hecho– merece otro capítulo. El juego es un gran logro tecnológico que se siente como de "próxima generación" con justa razón, y –algo muy importante– también captura los detalles más pequeños y más humanos.

HORIZON FORBIDDEN WEST: EL PESO DEL MUNDO

En Horizon Dawn Zero, Aloy se ha convertido en una heroína que salva al mundo. Forbidden West, nos revela el peso de ese éxito. Su misión para encontrar una solución a la amenaza de la Red Blight (que es una plaga que está acabando con la vida animal y vegetal por igual) la lleva hacia el oeste, directamente a California. Este es un territorio que ha recibido el nombre del "Oeste prohibido" por parte de los Carja debido a los Tenakth, una tribu sumamente violenta que ocupa la región. A pesar de todos los logros obtenidos en el juego anterior, Aloy es una extraña en esta tierra. Sin embargo, no está sola: Varl y Erend (sus dos compañeros en la entrega anterior) la acompañan en el viaje, pero el peso de su misión la mantiene distanciada de sus amigos. Aloy se siente frustrada con el mundo: está tratando de salvar al mundo de la plaga, pero se encuentra siempre con políticos mezquinos y disputas que no le permiten cumplir con su cometido.

No mucho después de llegar al Oeste prohibido, se ve envuelta en la pelea entre los Tenakth y una tribu rebelde que es dirigida por Regalla, quien promueve la guerra y que ha logrado domar a las bestias mecánicas. Todo este conflicto, aunado a su misión inicial, lleva a Aloy a un viaje que permite ampliar el escenario en este juego de ciencia ficción, mucho más que en el primer título.

Sin dejar de preocuparse por aquellos seres que requieren de su ayuda y protección, al inicio del juego, Aloy se aleja de las interacciones sociales. Sigilosamente se escapa en la noche para evitar la ayuda de Varl y aleja a Erend, habiéndolo dejado al final del juego anterior sin mediar palabra. Se está forzando a llevar una existencia en solitario para no compartir el peso que implica su misión.

Es en esta parte donde la secuela brilla por sí misma. La historia se mantiene en la cuestión personal. Forbidden West es acerca de la reconexión con la humanidad, así como formar (y reformar) amistades... Y funciona gracias a los personajes tan enriquecedores que llenan este mundo postapocalítptico/prehistórico. Varl y Erend regresan, pero el juego tiene un interés más amplio al "crear un equipo", que incluye nuevas y maravillosas adiciones al círculo interno de Aloy, como Zo, de personalidad aguerrida y que pertenece a la tribu Utaru (que, irónicamente, ha permanecido pacífica) y Kotallo, un guerrero de la tribu Tenakth... que busca la paz. Cada personaje trae a la mesa nuevas perspectivas, relacionando los eventos y presentándotelos desde distintas perspectivas, todo lo cual hace que el mundo del Oeste prohibido se sienta más humano y vivo.

HORIZON FORBIDDEN WEST: LOS AMIGOS QUE ENCONTRAMOS EN EL CAMINO

Este enfoque en los personajes de Forbidden West queda claro en cuanto te enfrascas en los diálogos y cuánto tiempo les dediques. Si quieres, puedes pasar horas hablando con tus compañeros. Aunque esta es una historia lineal con apenas unas cuantas subtramas para escoger, la verdad es que puedes formar relaciones profundas con estos personajes. No es que vayas a tener las opciones que presentan Mass Effect y Dragon Age, pero te sientes involucrado con tus compañeros tanto como con esos RPG clásicos. Y es lo que de hecho hace que Forbidden West sea mucho más que otro juego de acción de mundo abierto.

Guerrilla Games siempre ha hecho juegos hermosos, pero aquí el arte está al servicio de la historia. La animación excepcional da vida a los personajes. Los rostros de tus acompañantes traspasan el mundo del videojuego cuando ves sus reacciones a lo que Aloy hace o dice. Los momentos en que ves a los personajes interactuar y hablar entre ellos son de lo más impresionante que tiene este juego. Y cuando ves lo que tus amigos tienen para decir sobre los eventos, se cimientan las decisiones que afectarán el desarrollo de la trama.

No solo te hablan de la amenaza que Regalla y su tribu significan para la región, ves el miedo y enojo que evoca en quienes te rodean. Ver a Erend lidiar con su impulso de destruir todo con su mazo o el entusiasmo de Varl para apoyar a Aloy, ayuda a aterrizar todo, gracias a las emociones plasmadas en sus caras. Siendo una historia que habla de encontrar tu humanidad, ser capaz de ver la vida reflejada en las personas a tu alrededor, es lo que hace que se cumpla el objetivo.

Las decisiones que tomas son sorprendentemente pequeñas, pero son una de las características más impactantes en Forbidden West. Incluso los personajes menores se pondrán a la par de acuerdo con cada acción tuya. Estas actualizaciones de los diálogos se basan en cosas tan simples como ver con quién hablas primero al regresar a tu campamento base.

Normalmente, ir por el campamento hablando con personajes no jugables, sería incidental: algo así como checar tu lista de pendientes antes de regresar al mundo del juego. Pero cuando los personajes comentan sobre con quién has hablado, dando a entender su desilusión de que no los hayas elegido para hablar, hace que te des cuenta del peso que lleva cada pequeña acción que realices, por ejemplo, los comentarios de Kotallo, diciendo que te oyó decir que llevarías a alguien más a una misión hace un par de minutos y detectar su decepción por no elegirlo. Todo eso crea una realidad tangible respecto de la amistad que vas creando con cada personaje, así como las situaciones resultantes de tus decisiones.

Es posible que sientas que son nimiedades, pero este enfoque en las decisiones que vas tomando y las consecuencias de las mismas, te lleva a compenetrarte con el mundo creado por Gerrilla Games. Hacerte poner los pies en la tierra fue el objetivo en Zero Dawn, pues las entradas de la historia y los puntos de vista revelarían los escenarios a tu alrededor, combinando el viejo mundo con el nuevo. Sin embargo, esta atención al diálogo de los NPC promueve esa filosofía de manera más inmediata, llevándote a la vida de los personajes en el mundo que estás visitando.

HORIZON FORBIDDEN WEST: UN MUNDO HERMOSO Y PROHIBIDO

Horizon Forbidden West es uno de los juegos más hermosos que hemos visto. El mundo en Forbidden West está en una parte del suroeste de Estados Unidos, y ha sido lo suficientemente resumido para poder viajar desde Las Vegas a San Francisco en diez minutos. Es una escala rarísima si lo piensas bien, pero no le quita valor a lo bien realizado que está. Hay una gran variedad de lugares para explorar, las montañas rocosas dan paso a desiertos desolados, bosques exuberantes, páramos helados, océanos de un azul profundo y ciudades abandonadas.

Sin embargo, el juego cobra vida en los detalles: en la piedra astillada y sucia que encuentras en los senderos de la montaña, el follaje que se mueve en las copas de los árboles, cómo el sol brilla en la nieve recién caída, y todo se refleja en el entorno y el constante cambio del clima. Es hermoso.

No obstante, este no es un mundo pacífico: las criaturas mecánicas de Horizon regresan dejando una gran huella de destrucción en el mundo. Máquinas nuevas y viejas completan estos entornos. Si se les permite, a menudo tendrán su propio comportamiento o función. Como Grimhorns sembrando la tierra o Fireclaws saliendo de áreas boscosas, causando un estallido de llamas. Y, de hecho, lo mecánico y lo natural no se yuxtaponen. Se mezclan e interactúan, haciendo que el mundo sea un todo coherente.

HORIZON FORBIDDEN WEST: LLEGA EL CANSANCIO

Si bien es una vista hermosa, viajar a través del Oeste prohibido puede ser un asunto más bien emocional. Maniobrar con Aloy es un desafío... y sucede más a menudo de lo que debería ser. Guerrilla Games te da la capacidad de ajustar tu movimiento en la configuración, pero solo llega hasta cierto punto. No es raro que no se agarre a las salientes de la montaña a las que claramente apuntas, lo que la hace caer al fondo del barranco. También puede fallar al subir escaleras y, a veces, tiene problemas al andar por los diferentes escenarios. Sus movimientos son imprecisos e interrumpen tu flujo.

Es frustrante cuando el juego se ve tan bien pero maniobrar es difícil. En el peor de los casos, esto puede hacer que te maten (¡Argh!). Hay una falta de fluidez en el movimiento que la experiencia te está pidiendo. Además, cuando has trabajado tanto para ponerte en los zapatos de Aloy, es más doloroso que pegarte con la esquina de la cama en el dedo chiquito del pie.

Esta maniobrabilidad imprecisa y torpe se convierte en una verdadera pesadilla cuando usas una montura. A menudo se mueve de un lado a otro o se detiene mientras intentas navegar por el mundo del Oeste prohibido.

La exploración y las plataformas también son una gran parte de Forbidden West, por lo que este es un problema importante. A veces es un problema interactuar con el mundo. No arruina del todo el juego, pero lo hace más lento mucho más frecuentemente de lo que debería.

HORIZON FORBIDDEN WEST: COMBATE ÉPICO

El combate en Forbidden West es algo así como un arte que debes dominar, y que tiene una sorprendente cantidad de profundidad. Además de las máquinas que debe derribar, Aloy también pasará un buen tiempo luchando contra los rebeldes humanos de varias tribus. Pelear contra la gente es útil, aunque a menudo es bastante plano, ya que la mejor estrategia sigue siendo poderosa durante todo el juego: la habilidad de Aloy para hacer más lento el tiempo y dispararle a un atacante en la cabeza (o romper su casco para luego dispararle en la cabeza).

Sin embargo, el juego realmente cobra vida cuando intentas derribar las máquinas. Reconocer las debilidades de una bestia descomunal y explotarlas con tu exótico arsenal es genial. Enfrentar a un Apex Tideripper con nada más un par de trampas eléctricas juntas y algunas flechas con punta de ácido, es una experiencia increíble. Estas debilidades elementales crean una profundidad oculta, que se reduce a tu preparación y a las armas que llevas a cada pelea. Al igual que en Zero Dawn, vale la pena que tomes tu tiempo para llenar el campo de batalla con trampas antes de comenzar una pelea. Después de todo, Aloy tiene la formación de una cazadora, por lo que es genial cuando actúas como ella lo haría y ves que el resultado vale la pena.

En las batallas épicas contra las enormes máquinas de Forbidden West, debes dominar los patrones de ataque, administrar los efectos de estado y buscar puntos débiles. Estas peleas se pueden alargar, especialmente al principio del juego cuando todavía eres débil. Y, aunque las batallas son menos exigentes que las de juegos como Monster Hunter, ofrecen una ejecución más rápida y fluida.

Al igual que en Zero Dawn, también puedes domar estas máquinas y hacer que luchen a tu lado. Si bien muchos tienen un temporizador (o sea, que solo luchan por ti por un tiempo) cuando te enfrentas a dos criaturas descomunales, es tremendamente impresionante. Escabullirse a través de la hierba, domar un Tremortusk y hacer que dispare contra un Thunderjaw agresivo es un espectáculo impresionante. Preparar una trampa para que se dispare después contra el enemigo, activar una máquina de destrucción Rube Goldberg… es un espectáculo maravilloso cuando está disparando a todo lo que da. En la escala de Horizon, eres un humano pequeño e insignificante en un mundo peligroso. No hay nada que te haga sentir como en casa ver dinosaurios robot gigantes destrozarse unos a otros frente a tus ojos.

VEREDICTO: HORIZON FORBIDDEN WEST ESTÁ COMPLETAMENTE JUSTIFICADO

Exclusivo para PS, Horizon Forbidden West no sale ileso de las críticas: a veces parece que se le da más peso a la forma que a la funcionabilidad, con el asunto del movimiento como si fuera una espina difícil de sacarse. Sin embargo –y pese a todo– todo se combina para ser un mundo impresionantemente coherente. Cuando el juego funciona de todo a todo, es una maravilla y se sitúa en la cima de su género. Es una pena que no siempre dé lo mejor de sí.

Sin embargo, el verdadero logro del desarrollador está en los personajes de Forbidden West. Zero Dawn no necesitaba una secuela, pero el tiempo que pasas con los personajes en este juego, la justifica más que cualquiera de sus impresionantes peleas contra jefes o sus hermosos escenarios. Si bien la escala y las imágenes nunca dejan de sorprender, debajo de todo esa elocuencia visual, el impacto real es una historia humana sobre la reconexión con lo que es importante en la vida: los que nos rodean.


Últimas noticias

Nothing: Se filtran los nuevos auriculares inalámbricos, con un nombre intrigante
OLED Objet Collection, LG lleva el arte a la sala del hogar.
General Motors se vuelve a posicionar como la mejor armadora del mundo, según estudio de J.D. Power

También te puede interesar

2021 T3 Latam es parte de geekzmedia. T3 Todos los derechos reservados Future plc.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram