High on Life

Reseña High on Life: " Un viaje ruidoso y descontrolado, que vale la pena hacer"

Escrito por T3 Latam actualizado 13 diciembre, 2022

High on Life: Un viaje intergaláctico que vale absolutamente la pena hacer.
Overall
3.5
  • CALIFICACIÓN

VEREDICTO T3

High on Life es un metroidvania seguro y capaz que se enriquece siendo tan extraño y extravagante como es razonablemente posible. Squanch Games ha creado algo que vale mucho la pena jugar, al presentar un combate acompañado de armas parlantes y mundos llenos de infinitas distracciones, incluso si algunos de sus elementos carecen de refinamiento.

Pros

  • Estilo visual impresionante
  • Compromiso seguro con el bit
  • Presenta mundos que vale la pena explorar

Cons

  • A los combates y a la historia les falta refinamiento
  • Frecuentes problemas técnicos

High on Life está por encima de sus propias expectativas. Es raro ver un videojuego tan seguro de sí mismo como éste, con el equipo de desarrollo de Squanch tan confiado en su visión que está dispuesto a pasar por encima de la lógica convencional y conformarse con la extrañeza astral.

La dedicación es evidente en todo momento. Ya sea por parte de los artistas, que han creado un universo vibrante que podría describirse como Blade Runner a la manera de Jim Henson; del equipo de diseño, que ha intentado crear un shooter al estilo de Metroid Prime con un presupuesto mucho menor del que Nintendo asignaría a semejante tarea creativa; o de los humoristas del equipo de guionistas, a los que no les importa nada más que llenar de sonido cada segundo de silencio concebible.

El resultado son mundos alienígenas repletos de elementos de distracción. Apenas puedes moverte sin que alguna rareza compita por tu atención, y lo increíble es que rara vez resulta irritante. En las vallas publicitarias hay anuncios interminables y entretenidos de productos y servicios extraños del universo. Un trío de criaturas con gabardina venden seguros de deformación, sustancias extrañas y eyaculación alienígena; un galón de estas cosas está asignado de forma permanente y lamentable a mi inventario.

El HUD de High on Life es bombardeado por ventanas emergentes de spam y solicitudes de donaciones para campañas políticas locales, incluso cuando estás metido de lleno en el combate.

Los televisores emiten programas de juegos con guiones completos y largometrajes olvidables; sospecho que los 82 minutos que decidí pasar viendo Tammy y el T-Rex (protagonizada por una joven Denise Richards y Paul Walker) de 1994 con Gene, el cazarrecompensas parapléjico, es tiempo que nunca recuperaré. Ni la hora que pasé haciendo bromas telefónicas en un teléfono intergaláctico. Ahora hay un logro permanentemente vinculado a mi cuenta que afirma que pasé "15 horas en el club de striptease alienígena del juego", lo cual, a todos mis amigos y familiares que algún día lean esta reseña de High on Life, les prometo que no es cierto.

Donde High on Life debería colapsar sobre sí mismo es con sus armas parlantes. El cuchillo ansioso de sangre, el lanzador que dispara a sus hijos en combate, la pistola que exige con violencia que le dispares gloop por el agujero de su cañón, y así podría seguir. Cuando empiezas a cobrar recompensas por los líderes del cártel G3, poco a poco vas acumulando un arsenal de grandes personalidades, que están tan dispuestas a ayudar en combate como a empezar a repartir golpes con cada extraño alienígena que te encuentres en los tres extensos mundos centrales.

Los Gatlins son armas arquetípicas, sí, pero también personajes tartamudos que encarnan a un protagonista silencioso que intenta salvar a su civilización de ser cosechada como combustible HyberBong por la mafia espacial.


Te recomendamos: Nueva edición de Xbox Game Pass: LEGO Star Wars, High on Life, Hello Neighbor 2 y mucho más

HIGH ON LIFE: RARO Y MARAVILLOSO

Es un giro convincente a la dinámica de escuadrón que suelen emplear los juegos de acción. ¿Un poco más ruidoso e invasivo que la configuración que puedes ver en algo como un Gears of War o Mass Effect? Por supuesto. Pero High on Life saca lo mejor de una audaz decisión creativa.

Algunos de los chistes más graciosos son comentarios contextuales improvisados que se hacen mientras te abres camino a tiros en frenéticos tiroteos, cambiando desesperadamente de arma mientras intentas controlar a las hormigas gigantes, eliminar a los drones voladores y acabar con los matones del cártel vestidos de amarillo que se meten en campos de batalla abiertos. High on Life nunca se adentra en el territorio de los bullet-hell, pero aquí se puede encontrar una pizca del ADN del género, que hace que el combate priorice la reacción sobre la precisión.

Eso es lo mejor, ya que el combate de High on Life es un área que se beneficiaría de un mayor refinamiento. Aunque cada una de las cuatro armas principales tiene una utilidad clara, sólo una de ellas (Kenny, la pistola inicial a la que pone voz Justin Roiland) es realmente fiable. Gus, la escopeta a la que pone voz JB Smooth, carece de un efecto realmente perceptible, mientras que Creature, el lanzador al que pone voz Tim Robinson, y Sweezy, la pistola perforante interpretada por Betsy Sodaro, tienen unos circuitos de retroalimentación tan complejos que puede resultar difícil comprobar su eficacia una vez que la pantalla empieza a llenarse de enemigos.

Este problema es especialmente pronunciado en las ocho batallas contra jefes finales que componen la aventura, encuentros planos con grandes ideas y una ejecución rutinaria.

El combate es el más débil de los tres pilares fundacionales del diseño de High on Life, un elemento que limpia el sabor de la divertida exploración planetaria y la deliciosa construcción del mundo. Harás viajes de ida y vuelta a tres sectores, cada uno de los cuales ampliará su alcance a medida que consigas nuevo equipamiento. Explorar estos espacios es una auténtica delicia, con innumerables bromas y cientos de cofres ocultos esparcidos por las extrañas geometrías; estos cofres te recompensan con dinero que puedes gastar en mejoras tanto para tus armas como para tu traje, permitiéndote afinar aún más tu estilo de juego.

Aunque invertir tiempo en la exploración te recompensa ocasionalmente con viñetas cómicas absolutamente maravillosas, no puedo evitar desear que hubiera más cosas que descubrir en la naturaleza: más coleccionables, o incluso registros de audio, para construir los mundos y las criaturas que los habitan.

Las ganas de seguir jugando aumentan a medida que uno se adentra en High on Life. Aunque el hilo narrativo principal es divertido y está lleno de sorpresas y subversiones inteligentes de los estereotipos de género, al final la historia no da más de sí. La "historia B", que sigue a tu hermana y su intento de salir con un alienígena, y la "historia C", que sigue a Gene y a los funcionarios del gobierno, no se resuelven de forma satisfactoria. En cualquier caso, es sorprendente que High on Life funcione tan bien como lo hace. Es incesantemente ruidoso, a menudo descontrolado, increíblemente divertido y un viaje intergaláctico que vale absolutamente la pena hacer.


Te recomendamos: Los mejores lanzamientos de videojuegos de diciembre llegan con DLSS


Últimas noticias

Cómo mejorar tu postura para dormir usando tu vieja almohada
Cómo elegir el perfume correcto: 5 tips esenciales
5 horas de sueño relacionadas con problemas de salud en adultos mayores, según nuevo estudio

También te puede interesar

Cómo elegir el perfume correcto: 5 tips esenciales
5 batidos de proteína para potenciar la recuperación después del ejercicio
5 ejercicios de respiración para combatir la ansiedad y calmar tu mente
Freidora de aire vs horno: 6 cosas que la freidora hace mejor y 2 que no
¿Odias el ejercicio? Te decimos como encontrar tu rutina perfecta
Porsche Vision 357: Un gran homenaje para celebrar su 75 aniversario
2021 T3 Latam es parte de geekzmedia. T3 Todos los derechos reservados Future plc.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram