Omega Speedmaster

Omega Speedmaster vs Tudor Black Bay 58

Escrito por T3 actualizado 7 mayo, 2022

Son dos iconos del mundo de la relojería, pero sólo hay espacio para uno en mi muñeca…

Fue mientras veía un reciente documental de Netflix sobre SpaceX cuando sentí mi primera sensación de arrepentimiento. El vínculo inseparable del Omega Speedmaster con la exploración espacial no se me había ocurrido hasta la segunda hora del programa, pero entonces vi el reloj que llevaba un astronauta en la muñeca y recordé el mío con cariño.

No me arrepiento de haber vendido mi Omega Speedmaster calibre 1861, el predecesor del modelo actual, comprado nuevo con correa de cuero negro en 2019 y haberlo sustituido por un Tudor Black Bay 58, azul marino con correa de acero. Pero esa escena me recordó el privilegio que supone poseer un Omega Speedmaster.

Es una historia vieja que sin duda ya conoces, así que seré breve. Durante los primeros días de su programa espacial Apolo, la Nasa trató de encontrar un reloj de pulsera adecuado para los viajes espaciales. Después de una amplia gama de pruebas diseñadas para llevar al límite su resistencia y su capacidad de indicación del tiempo, se descartaron varios relojes (e incluso un reloj de bolsillo, presentado por Hamilton e inmediatamente descalificado) hasta que sólo quedó el Omega Speedmaster.

El reloj se convirtió en un elemento estándar para todos los astronautas de la NASA y llegó a la Luna en 1969, atado a las muñecas de Neil Armstrong y Buzz Aldrin. Un año más tarde, en la abortada misión Apolo 13, se utilizó la función de cronógrafo del Speedmaster para cronometrar con precisión la quema de combustible durante el crítico proceso de reingreso.

Omega Speedmaster

Originalmente destinado a los deportes de motor, de ahí el taquímetro de su bisel, utilizado para calcular la velocidad media de un vehículo a lo largo de una distancia conocida, el ascenso del Omega Speedmaster a las estrellas y su capacidad para traer a los seres humanos de vuelta a la Tierra lo convierten en uno de los relojes con más historia de todos los tiempos. Todo esto es razón suficiente para poseer uno; incluso es suficiente para argumentar que un Speedy podría ser tu único reloj, llevándolo todos los días.

A pesar de ello, mi Speedmaster nunca estuvo solo en mi mesa de noche. Compartió caja con relojes menos valiosos de Mondain, Christopher Ward, Tissot, Withings y Apple. Pero era mi favorito con diferencia, y lo usaba casi todos los días. Dar cuerda manualmente al movimiento cuatro veces a la semana era un momento para apreciar el reloj en toda su belleza; para hacer una pausa, respirar y reflexionar sobre lo que nos depararán las próximas 40 horas o más antes de la siguiente cuerda.

Pero el Speedmaster no es un reloj perfecto. Por su propia naturaleza, la correa de cuero del mío añade una sensación de fragilidad, el cuero flexible se desgasta, se arruga y, finalmente, se agrieta ligeramente por el trabajo diario. Otra fragilidad proviene del cristal de Hesalite, que cubre perfectamente la esfera, pero que químicamente es mucho más parecido al plástico que al vidrio o al zafiro resistente a los arañazos, una decisión consciente de los tiempos del Apolo, ya que los trozos de plástico rotos que flotan en una nave espacial suponen menos peligro que el vidrio.

De vuelta a la Tierra, el Hesalite se raspa y se raya con mucha facilidad y, aunque se pule con la misma rapidez, existe un temor constante sobre lo que puede soportar y el enorme coste de la reparación si alguna vez se rompe.

Entonces me llamó la atención el Tudor Black Bay 58. Ya estaba familiarizado con el color original negro, pero cuando el modelo azul marino llegó en el extraño y tranquilo verano de 2020, supe que tenía que tener uno. Desde que era niño adoro los relojes de buceo de acero inoxidable con esferas azules. Probablemente, y con cierta ironía mirando ahora hacia atrás, debido al Omega Seamaster que llevaba el James Bond de Pierce Brosnan a mediados de los noventa.

A finales de 2020, Goldsmiths me invitó por fin a pagar y recoger mi Tudor. En el centro comercial londinense de Westfield, desértico hasta el punto de parecer un plató de cine postapocalíptico, el asistente me contó que de Tudor sólo llegaba un navy 58 a la semana, pero que la demanda había sido enorme. Con la correa ajustada, me meto el Black Bay en la bolsa, intento evitar llevar relojes caros en sus cajas en público, ya que son un blanco fácil, y me voy a casa.

Durante los siguientes nueve meses, creo que usé mi Omega Speedmaster dos veces, antes de admitir que debía venderlo. El Tudor me conquistó desde el primer día y no he vuelto a mirar atrás. Es un reloj más compacto, con una caja de 39 mm de diámetro que se adapta mejor a mis delgadas muñecas que el Speedmaster de 42 mm. La caja también es menos profunda y me encanta el color. El Tudor llegó durante la oleada de relojes azules que llegaban al mercado, y en algunos sectores se criticó como una repetición floja del Black Bay 58 original. No estoy de acuerdo.

Aunque respeto el original, nunca me llamó la atención como el azul marino, un color que pasa de ser un azul claro, casi pastel, a un tono oscuro y entintado dependiendo de la luz ambiental. También me gusta su sencillez, en comparación con la cara más caótica del Omega Speedmaster, con su recargado bisel y su cronógrafo de tres esferas.

Tudor Black Bay 58

El diseño del Tudor, al ser un reloj de buceo, transmite una sensación de fuerza y solidez que, al menos para mí, el Omega Speedmaster no puede igualar. La correa de acero inoxidable ayuda aquí, por supuesto, pesando significativamente más que el cuero de mi Omega Speedmaster , mientras que el cristal de zafiro está tan impecable ahora como cuando lo compré hace 18 meses. El cierre no está tan impecable, ya que ha sufrido algunas pequeñas raspaduras causadas por la esquina de mi MacBook mientras escribía. Lo considero una especie de rayas que no tendría con el Hesalite raspado del Omega Speedmaster , pero los especialistas desearán quitarse el reloj antes de utilizar un laptop con bordes afilados de aluminio.

Si la economía lo permitiera, también me quedaría con el Omega Speedmaster. Creo que ambos forman una gran colección de dos relojes, pero después de haber vivido con los dos, estoy contento de quedarme con el Tudor en el futuro inmediato. Se adapta a todas las ocasiones y a todos los atuendos, mientras que el Omega Speedmaster se sentía fuera de lugar en algunos entornos. El Black Bay funciona de algún modo con la ropa de calle o incluso con la ropa deportiva, por ejemplo, tanto como con un traje, mientras que el Speedy no lo hace. En mi opinión, al menos.

En última instancia, la elección de un reloj u otro depende de las preferencias personales. La posesión de un reloj es algo muy subjetivo, y he evitado intencionadamente intentar comparar estos dos a nivel mecánico. Ambos son suizos, uno tiene cuerda manual y el otro es automático; el resto depende de usted.

Es un honor y un privilegio poseer un Omega Speedmaster, sentir esa conexión con el mayor logro del hombre cada vez que leo en el fondo de la caja "El primer reloj llevado a la Luna". Pero, para mí, el Tudor es el reloj que deseaba, en lugar de sentirme obligado a poseer como aficionado a la horología. Es el más pequeño y robusto de los dos; el que se puede llevar en cualquier lugar y con cualquier cosa. Y es más interesante que un Rolex.


Últimas noticias

OnePlus lanza una nueva política de actualizaciones para sus smartphones
Adidas Adizero SL: ¡Los tenis perfectos para batir tus marcas!
Ford Ranger Platinum: ¡La nueva pick-up más lujosa de Ford!

También te puede interesar

Adidas Adizero SL: ¡Los tenis perfectos para batir tus marcas!
Ford Ranger Platinum: ¡La nueva pick-up más lujosa de Ford!
5 ejercicios de respiración para combatir la ansiedad y calmar tu mente
¿El ejercicio favorito de Henry Cavill? La respuesta puede sorprenderte
5 batidos de proteína para potenciar la recuperación después del ejercicio
¿Qué tipo de colchón es bueno para el dolor de espalda?
2021 T3 Latam es parte de geekzmedia. T3 Todos los derechos reservados Future plc.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram