Sifu

Sifu: satisfactorio, adictivo, matizado e intuitivo.

Escrito por T3 actualizado 8 febrero, 2022

El estudio francés, Sloclap, lanzó hoy Sifu, un juego en tercera persona lleno de combates mano a mano y bellamente realizado

Sifu: satisfactorio, adictivo, matizado e intuitivo.
Overall
4.6
  • HISTORIA
  • EXPERIENCIA
  • COMBATES
  • JUGABILIDAD
  • CONTROLES
  • GRÁFICOS
  • ESCENARIOS

VEREDICTO T3

Sifu es un juego de combate hermoso, original e inteligente cuya confianza en sí mismo se ve reforzada por su magistral dinámica de envejecimiento y su combate súper apretado.

Info rápida

Fecha de lanzamiento: febrero 8, 2022
Plataforma(s): PC, PS5, PS4
Desarrollador: Sloclap
Publisher: Microids

 

Pros

  • La curva de aprendizaje está brillantemente equilibrada
  • Se ve hermoso
  • Gran potencial para jugar una y otra vez... ad infinitum

Cons

  • Un poco en el lado corto para juegos individuales
  • Variedad de enemigos de alcance limitado

Sifu no es solamente otro juego de peleas, sino que es más bien una aventura llena de recompensas toda vez que has superado un nuevo reto lleno de riesgos. Es un juego de acción en tercera persona donde cada golpe, cada patada, bloqueo, desvío, movimiento evasivo y botella estrellada en el cráneo enemigo importa. Es un juego al estilo de la vieja escuela donde debes pensar para derrotar a tus enemigos, y –por si fuera poco– es genial sin esforzarse tanto, como cualquier película de artes marciales en las que se ha inspirado Sloclap, el estudio francés detrás de Absolver del 2017.

Quienes suelen presionar botones con gran velocidad y sin pensar, van a fallar miserablemente aquí si no se detienen a pensar en sus movimientos: Sifu los comerá para el postre y los escupirá sin piedad alguna y más rápido que un Ground Counter para romperte un tobillo seguido rápidamente por un Crooked Foot para derribarte. Estas maniobras expertas pueden no significar mucho para los no iniciados, aquellos jóvenes aún verdes para quienes la edad es solo un número. Pero para los canosos veteranos de Kung-fu digital entre nosotros, aquellos que se han ganado sus canas, que luchan con un pie en la tumba a través de la exquisita mecánica de envejecimiento de Sifu, expandir el repertorio de combate es vital para mantener nuestras cabezas fuera del agua.

SIFU: DUERME CUANDO ESTÉS MUERTO

Claro que nosotros hablamos desde la experiencia... o mejor dicho, con experiencia. Durante las ocho horas (más o menos) que jugamos Sifu de principio a fin, nos hicimos tan cercanos a la muerte que no tenemos reparos en llamarle "Parca" con tono familiar e invitarle una pinta de Tsingtao (la reina de las cervezas en China), ahora que ya hemos terminado el juego. Con otros juegos menos capaces, donde nos hemos visto forzados a reiniciarlos una y otra vez, tal vez nos hemos desanimado, pero Sifu confronta a la muerte de tal manera que no pudimos contenernos para continuar, presionar "Levantarte" y seguir dando la batalla.

Verás, en Sifu, cada vez que mueres, envejeces. Levantándote de las cenizas para reencarnar en el momento, pero mientras empiezas fresco y jovial como un muchacho de 20 años, el juego puede mostrarte la puerta a la eternidad como un anciano alcohólico de 75 años después de demasiados pasos en falso antes de que te des cuenta. Con cada muerte, un contador de muertes sube un escalón, lo que significa que tu próxima desaparición podría costarte dos años, o tres o cuatro o más, dependiendo de cuántas veces hayas caído muerto. Con la edad, te vuelves más fuerte, pero menos vital. Y si bien hay algunas formas de ralentizar el paso del tiempo (además de, ya sabes, ser malísimo para las artes marciales), la más obvia ocurre en tiempo real: donde haces malabares con tus tácticas sobre la marcha, donde te comprometes a atacar y defender como dicta cada encuentro cuerpo a cuerpo, y donde consideras cada decisión en la batalla con la cabeza enfrascada en cómo podría afectarte en el futuro. Si bajas la guardia con demasiada frecuencia, ese futuro llegará rápido. Muy rápido.

Por otro lado, tu pasado es la directriz de la narrativa en Sifu. Después de ver el asesinato de tu padre a sangre fría a manos de su antiguo protegido cuando eras un niño, juras vengarte del líder de los asesinos, Yang, y su grupo de malvados agentes que están asentados en diversos puntos de la ciudad. Desde Fajar, "el Botánico", a Sean, "el Peleador"; Kuroki, "la Artista"; Jinfeng, "el CEO" y –finalmente– Yang, el mismísimo líder, la cruzada para vengar a tu padre se desenvuelve durante el curso de los encuentros con los jefes, mismos que despliegan un conjunto de habilidades especiales y estilos de pelea distintos.

Al hacerlo, despacharás malandros que llegan en oleada tras oleada, en los más diversos escenarios: fábricas de drogas situadas en barrios empobrecidos del centro de la ciudad, clubes clandestinos de pelea ilegales, exposiciones de arte moderno, edificios de oficinas de lujo y, finalmente, un santuario de bienestar para los enfermos terminales. Es un viaje emocionante, es como Kill Bill-meets-Kojima con un estilo artístico deslumbrante similar al juego anterior de Sloclap, Absolver. Sin embargo, mientras que su predecesor se basó en PvP, Sifu es solo para un jugador y adopta un enfoque más fluido para las habilidades (que dan puntos de experiencia), y movimientos especiales desbloqueables. Estos, de los cuales hay 25 para mezclar y combinar, se pueden desbloquear de forma única dentro de cada una de las cinco ubicaciones respectivas del juego, o se pueden asegurar de forma permanente en todos los ámbitos comprándolos y comprándolos de nuevo... Pero con un número preestablecido de veces.

Esto, una vez más, subraya la importancia real de la toma de decisiones en Sifu. ¿Derrochas tus XP en este movimiento o ese? ¿Duplicas un combo específico para desbloquearlo de forma permanente, o distribuyes tus habilidades en varios conjuntos de movimientos sabiendo que, si terminas muriendo, necesitarás gastar más XP para volver a comprarlo en el futuro? La forma en que maneja estas opciones puede, y tendrá, un impacto tangible en el éxito a medida que luchas por cada una de tus vidas.

Durante una batalla contra un jefe de fin de nivel, por ejemplo, nos golpearon con el mismo ataque con un cuchillo lanzado tantas veces que estuvimos a punto de lanzar la PS5 por la ventana. No lo hicimos, y en su lugar descubrimos algo maravilloso: "Atrapar armas", una habilidad especial de bajo costo que te permite agarrar proyectiles en pleno vuelo y devolverlos contra tus enemigos. De repente, estábamos agarrando acero en el aire como Scottie Pippen en pérdidas de balón, lanzando espadas hacia nuestro objetivo, tambaleándonos y luego cargando contra ellos para volver a participar en el combate cuerpo a cuerpo. Y es en este entorno donde brilla Sifu.

SIFU: ¡A PELEAR!

Y es que nada de lo que acabamos de mencionar funciona si el combate no es divertido. Y el combate en Sifu no es nada más entretenido: es satisfactorio y adictivo, está lleno de matices y es muy intuitivo, reboza carisma y en serio que es desafiante... y todo es impulsado (mayormente) por cuatro botones: ataque ligero, ataque cargado, bloquear y esquivar. Aún así, los jugadores pueden esperar que se desbloqueen más de 150 movimientos a través de una variedad de combos, muchos de los cuales potencian las habilidades especiales mencionadas líneas arriba, algunas de las cuales implican activar una variedad de Focus Attacks en cámara lenta y dirigidos a extremidades, mientras hacen uso de armas que encuentras en el entorno, como bastones de madera, patas de mesa, ladrillos, botellas, bates de béisbol, katanas y tubos de hierro maleable, por nombrar solo algunas de las herramientas a tu disposición.

Una barra de enfoque similar a la resistencia se construye con cada bloqueo exitoso que haces en acción, mientras te deja vulnerable cada vez que te golpean y se vacía. Los enemigos aprovechan la misma precaria línea de defensa, sin embargo, al perder ellos su propio enfoque, reciben derribos incapacitantes que son fructíferos (dan puntos) y gratificantes (oh, sí, la venganza es dulce) en igual medida. En serio, no nos cansamos ni una sola vez de golpear la cabeza de un payaso sin rostro contra una pared de ladrillo, o golpearlos como piñata en la mandíbula con un dos por cuatro.

Tal vez no haya tanta manipulación del entorno en el gameplay de Sifu como se mostró durante los eventos de demostración anteriores: los tipos de enemigos también carecen de variedad más allá de los derivados de construcción regular, súper altos y súper fuertes, pero cuando el mundo que te rodea se ve tan hermoso, y cuando el combate implacable –pero nunca injusto– dentro de él es tan agradable, es más fácil perdonar a Sloclap.

La mejor medida del combate de Sifu está ligada a la edad, completando el círculo. Cuando completamos The Squat por primera vez, el nivel inicial del juego, lo hicimos teniendo entre 20 y 30 años. Cuando nos abrimos paso a toda velocidad por The Club, la segunda arena del juego, teníamos 42 años; y cuando llegamos a la ubicación número tres, The Museum, una batalla de jefes particularmente desafiante nos dejó mirando el techo de la iglesia a los 75 años. Cuando regresamos a The Squat, ya familiarizados con la ubicación del enemigo y equipados con teclas que permitían atajos útiles en el mapa (el último de los cuales se puede rastrear en el tablero de Investigaciones de tu centro de entrenamiento de Wuguan) fuimos con solo 25 años. Lo que significa que el regreso a The Club nos vio salir con solo 30, lo que significa que nos quedaban más años en el banco para los niveles más desafiantes que vienen más adelante.

SIFU: VEREDICTO

El hecho de que tengas que estar obligado a pisar terreno antiguo en ubicaciones completas pueda ser tan divertido dice mucho de la confianza que Sifu tiene en sí mismo. Eso está bien ganado, y la emoción de bajar un poco tu contador de muertes como recompensa por tu habilidad en el campo de batalla es insuperable. Ya hemos derrocado a los cinco asesinos y finalmente hemos conseguido la venganza a la avanzada edad de 69 años. ¿Cuál es el costo de la venganza? No sabríamos decirlo con certeza. Pero lo que podemos decirte es que acabamos de despejar The Squat y despachado a "el Botánico" sin conceder una sola vida. Y esa sensación de triunfo desenfrenado no tiene precio.

Ahora volvemos a los otros tres niveles restantes de The Club y Sifu, y estamos apuntando a un final de menos de 40 años. Ojalá hubiera más lugares para saquear y explorar.

Sifu está disponible exclusivamente para PC, PS4 y PS5... pero al parecer, el estudio francés ha dicho que en algún futuro no tan lejano, pueda estar disponible también para Xbox. ¿El precio? $323.99 MXN.


Últimas noticias

Nothing: Se filtran los nuevos auriculares inalámbricos, con un nombre intrigante
OLED Objet Collection, LG lleva el arte a la sala del hogar.
General Motors se vuelve a posicionar como la mejor armadora del mundo, según estudio de J.D. Power

También te puede interesar

2021 T3 Latam es parte de geekzmedia. T3 Todos los derechos reservados Future plc.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram