DJI Avata

Reseña DJI Avata: ¡Un nuevo y brillante dron FPV listo para volar!

Escrito por T3 Latam actualizado 25 agosto, 2022

El nuevo DJI Avata lleva la cinematografía aérea con drones a un nuevo nivel - aquí está nuestra reseña

Bienvenido a nuestra reseña del nuevo DJI Avata, el primer dron con cámara FPV de alta resolución diseñado para las masas.

Como seguramente sabrás, DJI, con sede en Shenzhen, es famosa por su gama de drones cinematográficos diseñados para grabar vídeos aéreos de alta resolución y fotografías nítidas. Puedes ver muchos ejemplos de DJI en nuestra guía de los mejores drones con cámara.

Sin embargo, el problema de los drones convencionales es que sólo son capaces de grabar imágenes niveladas como si se vieran desde un globo aerostático flotante: no importa lo que hagas con el dron, la cámara equipada con cardán siempre mantendrá el horizonte fijo. No cabe duda de que el sistema convencional sigue sirviendo muy bien tanto a los consumidores como al mundo de la cinematografía comercial, pero ahora hay un nuevo tipo de dron que está arrasando en el mundo y se llama CineWhoop.

DJI, que no se pierde las nuevas tendencias, se ha adentrado recientemente en el territorio de la visión en primera persona con su propio dron DJI FPV, un dron listo para volar que es relativamente fácil de manejar, incluso para un principiante. Sin embargo, por muy bueno que sea el DJI FPV, sigue siendo un aparato grande y pesado, incapaz de grabar el tipo de imágenes sensacionales que puede lograr un dron CineWhoop, simplemente porque es demasiado grande. Así que DJI ha vuelto a la pizarra y ha creado el ingenioso nombre de DJI Avata (¿se pronuncia Avatar o Avaata?), un mini dron listo para volar al estilo CineWhoop que es tan fácil de pilotar como un mono.

Veamos qué puede hacer este bebé.

RESEÑA DJI AVATA: PRECIO Y FECHA DE LANZAMIENTO

El DJI Avata sale a la venta el 25 de agosto y está disponible en tres configuraciones principales: una unidad independiente con un precio de 629 dólares (12 mil 561 pesos) y dos combos diferentes: el Combo Pro-View con DJI Goggles 2 (1.388 dólares/27 mil 719 pesos) y el más barato Combo Fly Smart con DJI FPV Goggles V2 (1.168 dólares/23 mil 325 pesos).

RESEÑA DJI AVITA: ¿QUÉ ES EL FPV?

Para los no familiarizados, FPV son las siglas de First Person View (vista en primera persona). Para pilotar un dron FPV hay que llevar unos cascos estereoscópicos que transmiten la imagen en directo desde una cámara montada en el cabezal de la aeronave directamente a los ojos del piloto.

Es la experiencia más parecida a la de volar, sólo que sin que los pies se levanten del suelo. Decir que es envolvente es quedarse corto. Imagina lo que debe ser ser una gaviota planeando por los cielos un segundo y bajando en picado para recoger un pez al siguiente, y eso es FPV en pocas palabras. El concepto emula literalmente las características de un pájaro o un avión en vuelo, de modo que cuando se gira a la izquierda o a la derecha, todo el horizonte se inclina en esa dirección.

Llegados a este punto, hay que añadir que llevar gafas mientras se vuela un dron es una experiencia intimidante para el principiante y, a menudo, también bastante nauseabunda. Esto se debe a que nuestro cerebro no está preparado para ver imágenes que se mueven constantemente de un lado a otro mientras la cabeza está inmóvil. Por eso, al principio la cabeza se mueve mucho hasta que te acostumbras. También se aconseja descansar con bastante frecuencia y, preferiblemente, sentarse cuando se vuela para evitar la aparición de náuseas.

Por ley, cualquier persona que vuele un dron FPV como el DJI Avata debe tener un observador al lado para poder ver el dron en todo momento.

RESEÑA DJI AVATA: ¿QUÉ ES UN CINEWHOOP?

CineWhoop se ha convertido en un término genérico para un tipo de dron FPV de construcción propia que no es mucho más grande que una mano extendida y que suele estar equipado con una GoPro o una cámara equivalente de alta calidad. La moda de los CineWhoop surgió a raíz del dron de carreras, otro diminuto volador que puede maniobrar a través de los huecos más pequeños, como ventanas rotas, puertas, de hecho, cualquier portal lo suficientemente grande como para acomodar el diminuto tamaño del dron.

El problema de los drones de carreras es que están equipados con cámaras de baja calidad que se utilizan para transmitir las imágenes a unas gafas que lleva el piloto. En consecuencia, las imágenes que graban son de muy baja calidad y no pueden compararse con las de cualquier dron moderno con cámara convencional.

Afortunadamente, todo esto cambió cuando Robert McIntosh ató una GoPro a un diminuto dron y produjo su sensacional y premiado vídeo en primera persona de Venice Beach, California. Rápidamente le siguió el Shendrone Squirt de Andy Shen y, en poco tiempo, nació la categoría CineWhoop.

Sin embargo, el problema de la gran mayoría de los drones CineWhoop es que hay que montarlos desde cero a partir de múltiples piezas, y esa es una tarea que está muy por encima del alcance de la mayoría de los aspirantes a pilotos de FPV que sólo quieren sacar un dron de una caja y volarlo. El DJI Avata es un mini dron que ofrece características de vuelo similares a las del CineWhoop a un público mucho más amplio.

RESEÑA DJI AVATA: CONFIGURACIÓN

A diferencia de un dron normal de DJI, que tarda unos cinco minutos en configurarse inicialmente, este es un proceso totalmente nuevo que implica la conexión de los cascos, el dron, el Motion Controller y un smartphone con la aplicación DJI Fly. Me llevó unos 15 minutos, pero afortunadamente todo funcionó a la primera, algo que no esperaba. Eso sí, poco después de sincronizar todas las piezas tuve que esperar a que se actualizara el firmware y luego otra serie de actualizaciones para cada una de las tres baterías que traía. Este es un proceso bastante normal con todos los drones nuevos, así que la paciencia es la clave.

Una vez que el DJI Avata se ha inicializado, los procedimientos de configuración posteriores son relativamente sencillos, aunque no tan rápidos como los de un dron DJI normal. Esto se debe a que es necesario conectar un paquete de baterías a las gafas mediante un cable rizado (el paquete se coloca en el bolsillo), encender el dron y encender el controlador de mano. En mis pruebas, las tres unidades se enlazaron siempre después de unos 30 segundos, pero diría que todo el proceso sigue tardando unos cinco minutos desde que se saca todo de la bolsa hasta que se despega.

RESEÑA DJI AVTA: DISEÑO

El DJI Avata pesa 410 gramos (bastante más que los 249g del DJI Mini 3 pero mucho menos que los 895g del Mavic 3) y tiene el tamaño de una mano grande extendida (180×180×80mm). A pesar de que sus brazos no se pueden plegar, sigue siendo eminentemente portátil, incluso con los cascos y el Motion Controller incluidos.

Como la mayoría de los drones de CineWhoop, el DJI Avata tiene un aspecto tan torpe y pesado que uno se pregunta cómo puede volar. Pero los controladores de vuelo actuales son tan hábiles que probablemente podrían hacer que un cubo de basura surcara el cielo.

El DJI Avata utiliza un sistema de hélices en conducto compuesto por cinco palas en cada puerto. Esta combinación proporciona al dron una potencia de elevación más que suficiente para hacer despegar su excelente cámara de 48MP de 1/1,7 pulgadas basada en CMOS. Y como las hélices están muy bien protegidas por los robustos conductos, debería soportar bastantes choques. Eso sí, yo tendría el doble de cuidado si lo hago volar en interiores, ya que es casi seguro que se estrellará contra el cristal de una ventana si se vuela sin cuidado.

RESEÑA DJI AVITA: DJI HEADSET

Aunque puedes volar este dron en la línea de visión sin las gafas, la experiencia es mucho más envolvente si las llevas puestas. Después de todo, es para lo que fue diseñado. Las gafas de DJI son increíblemente cómodas y no pesan demasiado en la cabeza. Además, la calidad de las imágenes que se transmiten en directo desde el cabezal de la aeronave es asombrosamente nítida y brillante, lo que hace que volar con ellas sea una brisa que inspira confianza.

Existe la posibilidad de tener el smartphone conectado a los cascos mientras se vuela para poder cambiar los ajustes del dron, pero esto no hace más que añadir más accesorios a una configuración ya de por sí muy compleja. Con esto en mente, DJI ha incluido un medio para ajustar la cámara y los parámetros de vuelo mediante un pequeño cuadrado táctil en el lateral de las gafas. Funciona bien, pero también puede ser frustrante tratar de recordar si es un toque con dos dedos o un deslizamiento horizontal para llegar al menú que quieres.

RESEÑA DJI AVITA: CONTROL DE MOVIMIENTO

El DJI Avata puede ser volado usando el DJI FPV Controller 2 opcional y esto es ciertamente una inversión que vale la pena si eres un piloto FPV experimentado que quiere desbloquear el modo Manual. Para todos los demás, el controlador de movimiento incluido será más que suficiente.

El concepto es sencillo: inclina tu mano hacia delante y aprieta suavemente el gatillo de aceleración, y el dron se moverá hacia delante y ganará altitud. Para bajar la altitud, sigue manteniendo el gatillo e inclina la mano hacia atrás. ¿Quieres ir a la izquierda o a la derecha? Fácil, sólo tienes que inclinar la mano en la dirección que quieres que vaya el dron. Un punto en el centro de la pantalla hace que sea muy fácil apuntar el dron a un objeto concreto. Y si la cosa se pone complicada, hay un botón de freno texturizado para el pulgar. Eso sí, me pareció que se frenaba bastante bien con sólo soltar el gatillo.

Todo esto suena terriblemente complicado y todos sabemos lo incómodos que son esos juegos giroscópicos del iPhone, pero DJI ha acertado tanto con la programación que se convierte en algo natural a la hora de volar. Con la práctica, deberías ser capaz de guiar el DJI Avata a través de pequeños obstáculos y volar alrededor de tu casa sin destruirlo todo.

Sin embargo, hay una advertencia cuando se utiliza el controlador de movimiento: no se puede volar hacia atrás. Según la interweb, sólo se puede volar hacia atrás utilizando el DJI FPV Controller 2 con el dron en modo manual.

RESEÑA DJI AVATA: RENDIMIENTO DE LA CÁMARA

La cámara del DJI Avata cuenta con un sensor CMOS de 1/1,7" capaz de grabar en 4K a 60fps y 2,7K a 120fps. Dado que el cardán de este dron sólo tiene un eje, las imágenes se estabilizan mediante la estabilización electrónica de la imagen en el horizonte. El campo de visión de la cámara es de 155˚.

Aunque las imágenes de la cámara no son tan nítidas como las de los drones convencionales de DJI o Autel (incluso las de sus modelos de menos de 249 gramos), son lo suficientemente brillantes como para presentarlas en una pantalla de ordenador de 27 pulgadas y más que suficientes para una tableta o un smartphone.

RESEÑA DJI AVATÁ: RENDIMIENTO DE VUELO

Aunque las características de vuelo del DJI Avata son similares a las de la mayoría de los drones estándar (todos se inclinan hacia la izquierda y la derecha al girar), la cámara de este modelo se mantiene recta. Por lo tanto, al inclinarse, el horizonte se inclina, dando la sensación de estar atado al ala de un avión.

Dicho esto, los giros se suavizan considerablemente en la cámara, por lo que la imagen en las gafas nunca se mueve bruscamente a la izquierda o a la derecha. De hecho, todo es tan suave como un pájaro en una curva. Sin embargo, me di cuenta de que no es muy bueno volar en ángulo con vientos fuertes si se quiere un metraje recto, porque el dron se inclina hacia un lado para compensar y el metraje acaba torcido. También el DJI Avata es mucho más ruidoso y agudo que otros drones, por lo que hay que tenerlo en cuenta si se vuela al alcance de otras personas.

Si te gusta la velocidad, te encantará este modelo. En el modo normal alcanza algo menos de 18 mph y en el modo deportivo, 31 mph. Créeme, 31 mph es lo suficientemente rápido cuando se desliza a medio metro del suelo. Y lo que es mejor, si utilizas el mando FPV 2 opcional y seleccionas el modo manual, alcanza unos fenomenales 100 km/h. Me apresuro a añadir que no probé el modo manual porque no tenía el mando FPV Controller 2 a mano y, aunque lo tuviera, no habría soñado con volar en modo manual sin varios días de práctica en la aplicación Flight Simulator de DJI.

El modo manual abre toda una caja de Pandora, pero una vez que lo domines, serás capaz de realizar maniobras sorprendentes que ningún otro dron convencional es capaz de realizar. Para que conste, el DJI Avata ofrece unos 18 minutos de vuelo, lo máximo que podrás aguantar en una sesión, y una autonomía de transmisión máxima de 10 km.

RESEÑA DJI AVATA: VEREDICTO

Prefiero el DJI Avata al modelo DJI FPV que lo precedió. Es mucho más pequeño y muy fácil de pilotar con el controlador de movimiento: sólo hay que apuntar y disparar. Así que, si te apetece iniciarte en el vuelo FPV sin la enorme molestia de tener que comprar diferentes piezas y montar tus propios controladores de vuelo y un millón de otros accesorios, te recomiendo de todo corazón esta pequeña joya. Cambiará tu forma de ver el mundo.


Últimas noticias

Series de Netflix, Disney+, Apple TV+ y Amazon Prime para ver antes de 2023
Top 15 mejores juegos de Resident Evil de todos los tiempos
Cómo tomar una captura de pantalla en iPhone

También te puede interesar

5 batidos de proteína para potenciar la recuperación después del ejercicio
5 ejercicios de respiración para combatir la ansiedad y calmar tu mente
Freidora de aire vs horno: 6 cosas que la freidora hace mejor y 2 que no
¿Odias el ejercicio? Te decimos como encontrar tu rutina perfecta
Porsche Vision 357: Un gran homenaje para celebrar su 75 aniversario
Kia Sportage Híbrida es la Top Rated SUV 2023
2021 T3 Latam es parte de geekzmedia. T3 Todos los derechos reservados Future plc.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram