Sunday, April 14, 2024
 - Have a nice day!

Por qué el 5G es mucho más que el smartphone

Posted By: T3 Latam at 28 February, 2022

La próxima aplicación estelar del 5G abrirá las puertas de la innovación a las empresas.

Por Nick McKeown - Vicepresidente Senior y Senior Fellow de Intel; Director General, Network and Edge Group

La razón por la que tu smartphone puede pasar de ser un temporizador para hervir agua a un traductor de idiomas en tiempo real y luego a ser un juego de realidad aumentada es su programación. Tus ideas más descabelladas pueden convertirse en "una aplicación para eso".

De toda la infraestructura informática moderna que ayuda a que tu teléfono sea un dispotivo tan eficiente y capaz -centros de datos en la nube, Internet y redes celulares, y computación de edge  - hay una parte que aún no es totalmente programable, que aún no está abierta a las ideas más descabelladas. Se trata de la propia red.

¿La razón? Cuando Internet despegó en las décadas de 1990 y 2000, se atascó con demasiados estándares, partes interesadas en la regulación y una industria de redes demasiado comprometida con el status quo. Cuando debería haber sido abierta y sencilla, rápida y ágil, en cambio se consolidó, moviéndose a un ritmo glacialmente lento. Es cierto que se hizo más rápido, pero como su comportamiento estaba bloqueado en los estándares era difícil hacerlo más fiable, seguro y útil.

Más: Intel en el MWC de Barcelona 2022

Llevo más de 15 años con el deseo de arreglar esto, de mejorar Internet, de hacerla más rápida y de hacerla evolucionar más rápidamente. Y cuando digo Internet, me refiero a la red en sentido amplio: en nuestros hogares, en las redes celulares, en el Wi-Fi, en las empresas, en la Internet pública, así como dentro de los centros de datos en la nube.

Antes de incorporarme a Intel el año pasado, este deseo me llevó a ser profesor en Stanford y a crear varias empresas con redes exitosas. Mi objetivo siempre ha sido desafiar a la industria de las redes para que piense más en términos de software para impulsar la infraestructura. 

En el pasado, todas las funciones de las redes estaban bloqueadas y determinadas por las normas y los fabricantes de equipos, que tenían muy pocos incentivos para cambiar. Se pensaba que era la única manera de que las redes alcanzaran el rendimiento, el costo y la eficiencia energética deseados.

Pero eso ya no es así.

Un ejemplo lo tenemos ahora mismo en Japón. Un estudio reciente sobre las redes 5G descubrió que los proveedores con las velocidades de descarga más rápidas -más de un 40% más rápidas que cualquier otro- estaban en una red construida por Rakuten, un cliente de Intel. (La red virtualizada de Rakuten funciona con procesadores Intel Xeon® utilizando nuestro software FlexRAN).  

Lo sorprendente de esto es que Rakuten Mobile no es una empresa de telecomunicaciones, sino una empresa de comercio electrónico y servicios de Internet con 1,500 millones de miembros en todo el mundo. Rakuten fue capaz de construir una red 5G con software en la misma infraestructura que utiliza para ofrecer sus docenas de servicios en línea.

Muchas empresas con centros de datos del tamaño de un almacén -Google, Amazon, Facebook y Microsoft, por ejemplo- también están cambiando a redes programables. Pero en sus casos, el motivo es la necesidad de velocidad, a la vez que la flexibilidad que aporta la programabilidad. 

Analicemos su voraz apetito de velocidad. Si cortáramos una línea verticalmente a través de Estados Unidos y miráramos todo el tráfico público de Internet que pasa de izquierda a derecha y de derecha a izquierda -lo que se denomina el ancho de banda de bisección de Internet, esencialmente la capacidad de Internet que atraviesa Estados Unidos- sería menor que la cantidad de tráfico que va entre un par de cientos de servidores dentro de un centro de datos moderno, que a menudo contiene decenas de miles o cientos de miles de servidores en su interior. La escala es enorme (de ahí que estas empresas se conozcan como "hiperescaladores").

Si una de estas empresas quiere un centro de datos más rápido, fiable y seguro que el de sus competidores, no puede limitarse a comprar la misma caja de red de funciones fijas de siempre. Para introducir nuevas ideas y diferenciarse de su competencia, cada una tendrá que programar estos dispositivos por sí misma. 

La siguiente opción es tomar los chips que ya eran fijos, hacerlos programables y permitir esa diferenciación. He participado en el desarrollo de chips de red exactamente con este propósito. He observado en la última década que, a medida que las empresas quieren tener más control sobre cómo se procesan los paquetes individuales, harán cosas interesantes, innovadoras, a veces salvajes, que a mí nunca se me habrían ocurrido, y que a sus competidores no se les ocurrirían. Hoy en día, las redes de los distintos centros de datos funcionan de forma diferente, ya que introducen su propia receta secreta para sacar ventaja a la competencia.

Si retrocedemos un poco, todo el sistema -los ordenadores, el almacenamiento, la red- se convierte en un gran sistema distribuido que se puede programar para que haga exactamente lo que uno quiere. 

Nuestro trabajo en Intel es proporcionar a nuestros clientes, especialmente a sus desarrolladores de software, las mejores plataformas programables del mundo. A medida que esta infraestructura se traslada al software en la nube, a través de Internet y de las redes 5G, y hasta el edge inteligente, nuestro trabajo es facilitar al máximo el desarrollo de sus nuevas ideas en nuestro hardware.

Al trasladar al software funciones que hasta hace poco eran incorporadas al hardware, nuestros clientes y desarrolladores pueden mejorarlas más rápido que nunca. Porque si se incorpora al hardware, al silicio de funciones fijas, la innovación no sólo avanza más lentamente, sino que se limita a la imaginación de quienes construyen el hardware.

Sin embargo, si se traslada al software, se abre a una población mucho mayor, a un universo de desarrolladores que pueden aportar sus ideas creativas y probarlas. Además, se han cedido las llaves de los que construyen el hardware a los que poseen y operan grandes sistemas en red para ganarse la vida. Sólo ellos saben cómo operar a tal escala; sólo ellos pueden escribir el software para determinar cómo deben funcionar sus sistemas.

El hecho de que la última pieza del tejido informático mundial sea finalmente programable lo cambiará todo: abrirá las puertas a una enorme cantidad de innovación.

Por ejemplo, mi colega Raja Koduri señaló recientemente que el metaverso puede ser la próxima gran plataforma informática después de la World Wide Web y el teléfono móvil. Para hacer realidad esta visión, necesitamos una capacidad informática comunicativa mucho más potente, accesible con latencias mucho más bajas a través de una multitud de factores de forma de dispositivos. Todo esto es mucho más factible con una infraestructura más componible y programable.

Una infraestructura totalmente programable también conducirá a una mayor distribución de la inteligencia. Por ejemplo, aporta la capacidad de procesar los datos más cerca de donde se producen o consumen, o lo que llamamos el edge. 

Nuestros clientes ya despliegan una gran cantidad de inferencia de IA en sus instalaciones en el edge de la red, donde están analizando el vídeo a medida que se transmite desde las cámaras, para supervisar el inventario, medir el tráfico peatonal e identificar las anomalías de fabricación. El uso de la inferencia, que ya es grande, crecerá rápidamente y veremos una transformación masiva en fábricas, tiendas minoristas y hospitales.

A medida que crezca el uso de la IA, los desarrolladores exigirán modelos de programación que sean abiertos, de modo que puedan orientar sus nuevas aplicaciones creativas a cualquier objetivo que deseen, sin estar encerrados en una única solución. Por esta razón, estamos viendo un rápido crecimiento de nuestra exitosa plataforma de inferencia OpenVINO™. Si lo unimos a la 5G, lo vemos como la próxima aplicación del momento.

No puedo esperar a ver qué nuevas ideas surgen a continuación. Especialmente las más descabelladas.

Nick McKeown es vicepresidente sénior y director general del Network and Edge Group (NEX) de Intel Corporation.

Te podría interesar

© 2023 T3 Latam is part of geekzmedia. T3 All rights reserved Future plc.

T3 is part of Future plc, an international media group and leading digital publisher. Visit our corporate site
 Future Publishing Limited Quay House, The Ambury Bath BA1 1UA All rights reserved. England and Wales company registration number 2008885.
cross