Microsoft Blizzard

La adquisición de Blizzard por parte de Microsoft podría enfrentarse a una inquisición

Escrito por T3 actualizado 19 enero, 2022

Si la FTC y el Departamento de Justicia reformulan las normas sobre fusiones y adquisiciones, la operación de 68 mil 700 millones de dólares podría someterse a un nuevo análisis

¿Cuáles son las probabilidades de que el mismo día en que Microsoft anunció la adquisición de Activision Blizzard Entertainment por valor de 68 mil 700 millones de dólares, la Comisión Federal de Comercio y el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunciaran su plan conjunto para revisar las directrices sobre fusiones?

Fue una coincidencia, pero ambos departamentos no pudieron eludir la casualidad durante una rueda de prensa virtual el martes, en la que más de un periodista preguntó cómo podrían afectar los posibles cambios en las leyes antimonopolio a un acuerdo tan exitoso.

Los organizadores de la conferencia de prensa consideraron que esta noticia se salía del tema y el fiscal general adjunto de Estados Unidos, Jonathan Kanter, dijo:

"Queremos ser muy claros. No tenemos ningún comentario sobre ninguna fusión pendiente ni sobre ninguna fusión por ahí, nada de eso".

Esa fue la respuesta de los comisarios del DOJ y de la FTC, Noah Joshua Phillips y Christine S. Wilson, también.

Por otro lado, ambos organismos gubernamentales quieren recopilar los comentarios del público sobre el estado actual de la ley de fusiones y adquisiciones, redactar unas directrices actualizadas y recabar nuevos comentarios, todo ello antes de finales de este año.

Es poco probable que la adquisición de Activision Blizzard por parte de Microsoft se cierre hasta algún punto de 2023. En pocas palabras, hay tiempo más que suficiente para que caiga bajo el escrutinio establecido por las nuevas normas sobre fusiones de la FTC y el DOJ.

UN GRAN NEGOCIO

Pero primero, hablemos del acuerdo. Microsoft está dispuesto a pagar casi 70 mil millones de dólares por Activision Blizzard, lo que no sólo trae consigo juegos como Call of Duty, Overwatch y Diablo bajo el dominio de Microsoft (y aparentemente de Xbox). Sino que añade World of Warcraft e incluso juegos para móviles como el enormemente popular Candy Crush (parte de King). También hay grandes cantidades de propiedad intelectual, desde Tony Hawk hasta Crash Bandicoot, pasando por Skylanders.

El acuerdo podría incorporar grandes títulos a Game Pass, el popular servicio de suscripción de juegos de Microsoft. La empresa no tiene previsto romper los contratos que Sony tiene con los desarrolladores de videojuegos de Activision Blizzard, pero cuando esos acuerdos se renegocien, ¿cuántos títulos acabarán en exclusiva en Xbox?

Todas estas preguntas son válidas y conducen a la preocupación por los monopolios y la extralimitación del mercado. En Twitter, alguien me ha recordado que es imposible que Microsoft sea un monopolio en el mercado de los juegos en Estados Unidos cuando sus principales rivales son una empresa japonesa (Sony) y una china (Tencent).

Es cierto, pero la consolidación de los estudios de videojuegos y la creciente propiedad de Microsoft sobre la creación de contenidos, los sistemas de distribución y las plataformas de consumo podrían hacer reflexionar a la FTC y al Departamento de Justicia, especialmente si el gobierno cambia la forma en que debemos pensar sobre los monopolios en la era digital.

LA NEGOCIACIÓN EN LA ERA DIGITAL

Funcionarios del Departamento de Justicia y de la Comisión Federal de Comercio (FTC) se refirieron repetidamente a que la actual legislación sobre fusiones y adquisiciones está desfasada con respecto a nuestra realidad digital. La revolución digital ha reconstruido las industrias desde dentro hacia fuera, señaló uno de ellos.

El ayudante del fiscal general Kanter dijo que era hora de ver si las normas son "adecuadas para el propósito". El funcionario señaló que las directrices sobre fusiones redactadas en 2010 no estaban a la altura de las circunstancias, ya que no tenían en cuenta, por ejemplo, la agregación de datos que resultaría de la unión de los gigantes digitales.

La adquisición de Blizzard por parte de Microsoft es claramente un producto de nuestra era digital, y seguramente incluirá al menos cierta agregación de datos (todos esos miembros de WoW podrían acabar iniciando sesión con sus ID de cuenta de Xbox). Una razón más para que la adquisición esté bajo el marco de las próximas directrices, ¿no?

REHACER LAS REGLAS

Si se observan las seis áreas de investigación del gobierno de Estados Unidos y lo mucho que esperan redefinir, está claro lo difícil que podría ser para Microsoft.

Está el propósito y el alcance de las fusiones y los parámetros que utilizamos actualmente para evaluar si una fusión disminuiría sustancialmente la competencia o crearía un monopolio. Las agencias quieren revisar esas definiciones a través de la lente de una economía moderna y digital. También quiere examinar las fusiones "horizontales" (empresas que producen la misma cosa) y las fusiones "verticales" (empresas que producen diferentes productos potencialmente a lo largo del mismo camino de mercado, es decir, las películas y los cines que las proyectan).

Como Microsoft es a la vez propietario de estudios de videojuegos y fabricante de consolas, la adquisición de Blizzard podría considerarse tanto horizontal como vertical. La FTC y el DOJ están especialmente preocupados por esto último, señalando que las eficiencias globales de cualquier fusión de este tipo pueden ser exageradas, sin tener en cuenta el daño potencial.

Se fijarán en la definición de concentración del mercado como medida de los efectos de la competencia. ¿Están sobreponiendo la existencia de competencia directa (piense en Microsoft contra Sony) al considerar el impacto directo de, digamos, un acuerdo de consolidación de mercado de 67 mil 800 millones de dólares?

CAPTURAR LA BANDERA DEL MERCADO

El Departamento de Justicia y la Comisión Federal de Comercio (FTC) quieren saber si estas fusiones suponen una amenaza para la innovación. Siempre habrá desarrolladores de juegos independientes, pero cuantas más empresas de juegos se consoliden, más difícil será competir. Los recursos de Microsoft siempre superarán a los del creador de juegos indie más cercano.

Si Microsoft adquiere Activision Blizzard, se eliminará un importante empleador de videojuegos del mercado. Puede que no haya menos puestos de trabajo, pero la posibilidad de que un empleado potencial busque la mejor oferta de trabajo puede verse reducida. La FTC y el Departamento de Justicia llaman a esto monosomía, una situación de mercado en la que el producto o servicio de varios vendedores es buscado por un solo comprador, y es algo que quieren examinar.

La adquisición de Blizzard por parte de Microsoft podría aprobarse, por supuesto; pronto nos preguntaremos cómo hemos podido vivir sin World of Warcraft en Game Pass. Pero también es posible que todo el proceso se vea sumergido en una nueva solución antimonopolio de la FTC y el DOJ, pidiendo que el acuerdo pase un nuevo tipo de prueba de fuego antimonopolio. ¿Qué aspecto tendrá el mundo cuando la tinta se haya secado finalmente?


PODRÍA INTERESARTE

Últimas noticias

NVIDIA generó el doble de ingresos en el Q1 de 2022 que en el Q1 de 2021
JBL Bar 5.0 MultiBeam: muchas funciones en una pequeña barra de sonido
Las películas y series esenciales para ver antes de Obi-Wan Kenobi

También te puede interesar

Chromecast con Google TV vs Amazon Fire TV Stick: ¿cuál es el mejor?
10 trucos para mantener tus toallas suaves y esponjosas
Los mejores cepillos 2022: para tener un cabello liso y sin frizz
La rutina diaria de 6 minutos que la ciencia dice que ayuda a dormir mejor
El Hombre Gris: Netflix publica el primer tráiler de su película más cara en la historia
Las tres mejores formas de mejorar tu Wi-Fi sin gastar dinero
2021 T3 Latam es parte de geekzmedia. T3 Todos los derechos reservados Future plc.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram