Starlight

El tapiz Starlight de Rolls-Royce te lleva a una galaxia muy, muy lejana

Escrito por T3 actualizado 4 mayo, 2022

El tapiz Starlight, una de las opciones más exclusivas de el sector automovilístico, ofrece a los pasajeros una experiencia deslumbrante

¿Cuál es el extra más extraordinario que se puede incluir en un coche moderno? En la gama alta del mercado, se puede elegir entre canastas de picnic y neveras de champán, sistemas de infoentretenimiento de alta tecnología y relojes complejos, o incluso acabados de pintura lujosos y materiales especiales.

Sin embargo, no hay nada que se acerque al recubrimiento interior Starlight de Rolls-Royce, un brillante techo de fibra óptica que transforma los ya lujosos interiores de la compañía en una presentación teatral de pantalla ancha.

Rolls-Royce afirma que el Starlight Headliner es ahora parte integral de la iconografía de la compañía, un conjunto de elementos instantáneamente reconocibles que incluye el famoso logotipo de la doble R, la imponente parrilla "Pantheon" y la icónica escultura del capó del Espíritu del Éxtasis.

Disponible en todos los modelos de la gama de la compañía, excepto en el Dawn (por razones obvias), el techo Starlight le costará un mínimo de 10.000 libras (252 mil 734 pesos). Si se profundiza en el infinito universo de posibilidades que ofrece este lienzo celestial, los precios pueden ser mucho más elevados. La empresa no dice cuánto más, ya que Rolls-Royce mantiene una actitud muy disimulada a la hora de hablar de cifras.

Lo que no le importa es hablar de nuevas ideas. Pocos fabricantes, en cualquier sector, pueden dar a sus clientes tanta libertad de acción como Rolls-Royce. La empresa cuenta con una división dedicada a la creación de modelos a medida que puede convertir las sugerencias más extravagantes de los más ricos en una pieza de diseño factible.

Para Rolls-Royce, "a medida" significa exactamente eso; no sólo una capa especial de pintura o un poco más de fibra de carbono, sino a veces un coche completamente nuevo, concebido y construido desde las ruedas hacia arriba.

El Starlight Headliner nació como una de estas peticiones. Según cuenta la empresa, "un cliente sufría de fotofobia, una sensibilidad extrema a la luz, y sólo podía disfrutar de la lectura de su periódico bajo la luz de las estrellas en su rancho rural". ¿Su solución para este enigma? Que Rolls-Royce desarrollara algún tipo de ambiente con techo de estrellas para el asiento trasero de su nuevo Phantom. Al igual que muchas de las anécdotas históricas de la marca, se trata de una historia de origen con un toque de mito. Sin embargo, la tecnología resultante es totalmente real.

El primer tapizado Starlight venía con 800 estrellas, cada una de ellas creada por un pinchazo de luz en la punta de un hilo de fibra de carbono. Debajo del tapizado de cuero cosido con precisión hay un complejo cableado montado a mano para que la constelación de luces cambie y parpadee como si fuera real. Tras solicitar el permiso del cliente original para extender la idea a otros coches, RR Bespoke se dedicó a "producirla".

Naturalmente, hay una variedad infinita de opciones, y cada "constelación" es única para su propietario. Las peticiones especiales, la posición de las estrellas en una fecha concreta, por ejemplo, pueden requerir hasta una semana de complejos trabajos de enhebrado, pinchado y colocación. Colores, formas, imágenes, todo es posible, incluso la animación y la presencia de "estrellas fugaces" que parpadean ocasionalmente en su cielo nocturno privado (y que nunca parecen aparecer cuando usted las busca).

Un Starlight Headliner puede contener hasta 1.600 puntos de luz, totalmente ajustables en cuanto a brillo y visibilidad. Sin duda, suficiente para leer el periódico.

Como dijo F. Scott Fitzgerald en un párrafo muy citado de su cuento de 1926 "El niño rico", "Déjeme hablarle de los muy ricos. Son diferentes a ti y a mí". Fitzgerald no se dedicó precisamente a ensalzar a los ricos de su época, pero este matiz se ha perdido en la historia. En cambio, lo que queda es la afirmación aparentemente descarnada e inviolable de que tener suficiente dinero excusa casi todo.

Esto es algo que podría explicarse por una compleja combinación de celos, indignación, desconcierto y admiración, y resume la respuesta del 99% a gran parte de lo que se crea bajo la bandera del diseño de lujo moderno. Tú no lo harías. No podrías hacerlo tú mismo. Pero, de alguna manera, te alegras de que alguien, en algún lugar, lo esté haciendo por sí mismo.

El Starlight Headliner es, sin duda, algo que despierta este cóctel de emociones. Un Rolls-Royce es una cosa maravillosa, sin ninguna duda, y son elementos fantásticos como éste los que refuerzan su imagen ligeramente delirante de exceso.

La complejidad técnica del techo Starlight probablemente impide a cualquier otro fabricante de automóviles copiar la idea, incluso en esta época de pantallas de luz LED policromática que se derraman por todas las grietas del interior de un coche. Merece su lugar como la opción que está totalmente fuera de este mundo.


Últimas noticias

Nothing: Se filtran los nuevos auriculares inalámbricos, con un nombre intrigante
OLED Objet Collection, LG lleva el arte a la sala del hogar.
General Motors se vuelve a posicionar como la mejor armadora del mundo, según estudio de J.D. Power

También te puede interesar

2021 T3 Latam es parte de geekzmedia. T3 Todos los derechos reservados Future plc.
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram